Sitges Next: de Sitges al mundo

Hace más de 100 años, Sitges era conocida en medio mundo por las fiestas modernistas que organizaba en su casa Santiago Rusiñol.
Los modernos de finales del 1800 pasaron todos por el Cau Ferrat, con la mente llena de ideas y vacía de prejuicios. Incluida Loïe Fuller, bailarina americana famosa por un baile que recordaba el aleteo de las mariposas. Una danza hipnótica que inmortalizaron en una película de 48” los hermanos Lumière (la Danza Serpentina), y que Rusiñol hizo representar en 1895 en una plataforma flotante en medio del mar, frente al Cau Ferrat.

70 años después, las musas convirtieron de nuevo a Sitges en su cuartel general al crearse el Festival Internacional de Cinema Fantàstic de Catalunya. Y ahora, el espíritu provocador de las fiestas modernistas de Rusiñol vuelve a estar presente en otra fiesta de creatividad, de talento, de experimentación y de tecnología. Sitges Next, el Festival de Innovación en Comunicación y New Media, cuya edición cero se ha celebrado este fin de semana con un cartel de primera fila: Heima, Digital Kitchen, Mau Morgó, Hungry Castle, Jessica Walsh, Timothy Goodman, Brosmind, Cocolab, Pedro Reyes, Mucho y Filipe Carvalho.

De entre los proyectos presentados destacamos el homenaje de Filipe Carvalho, creado conjuntamente con el diseñador Ash Thorp, a la mítica película japonesa Ghost in the Shell, en el que han colaborado más de 30 creativos de todo el mundo.

Stanley, el piano de Digital Kitchen, el primer instrumento musical capaz de interactuar con el público y responder a sus peticiones a través de tuits.

El blog 40 Days of Dating: An Experiment, de Jessica Walsh y Tim Goodman, convertido en fenómeno viral, después en libro y próximamente en película. Dos amigos, conocidos diseñadores gráficos en Nueva York, cansados de que no funcionen sus relaciones de pareja, deciden salir durante 40 días como un experimento en el que analizar e ilustrar diariamente desde el punto de vista de cada uno sus emociones, reacciones, errores, miedos y deseos.

Y una propuesta que nos ha impactado especialmente: Disarm, de Cocolab y Pedro Reyes, una orquesta de instrumentos hechos a partir de armas decomisadas por el ejército mejicano a traficantes de droga. Herramientas de destrucción convertidas en herramientas de creación. Un proyecto emocionante donde la cultura toma el relevo a la muerte.

Y es que, como decía Borges, la vida no se mide por las veces que respiras, sino por los momentos que te dejan sin aliento.

Cae la noche. Se acaba la primera edición del Sitges Next.

Huele a sal y a creatividad.

Tags :